Bisagras para muebles de cocina, ¿cómo sacarle aún más partido?

En cada casa hay elementos a los que no les damos demasiada importancia, como las bisagras para muebles de cocina.

Sin embargo, esos pequeños detalles juegan un papel fundamental al hacer nuestra vida más fácil, aportando soluciones eficientes a espacios cada vez más difíciles de acceder.

Y es que sí, cada día las viviendas son más pequeñas, y es fundamental poder aprovechar al máximo todo el espacio posible. Así, las bisagras juegan un papel crucial en el mundo de hoy. De hecho, su uso es muy común y son totalmente asequibles, por lo que seguro has usado una en más de una ocasión. Por eso, en Emuca hemos pensado en el siguiente artículo, en el que te contaremos todo sobre ellas, para que puedas sacarle aún más partido.

Ventajas de las bisagras para muebles de cocina

Las bisagras para muebles de cocina son un elemento que no siempre tenemos en cuenta. Sin embargo, ciertamente facilitan nuestra vidas en muchos aspectos.

Las ventajas más importantes de estos elementos están a simple vista, pero vamos a detallarlas aquí. Gracias a ellas:

  • Al usarlas la puerta gana un cierre automático.
  • Tienen ángulos de apertura de más de 90 grados.
  • Son perfectas para muebles con puertas sobrepuestas.
  • Facilitan el ajuste de las puertas, importante en el caso de muebles con puertas una al lado de la otra.
  • Su precio es realmente accesible.

Para que las conozcas en detalle, vamos a contarte más sobre las bisagras de cocina de Emuca. ¡Seguro que te sorprendemos!

Nueva llamada a la acción

Tipos de bisagras

Hoy en día, con el avance del diseño y la arquitectura, existen diferentes tipos de ángulos de cierre. Por  eso, hay una infinidad de aperturas, en especial para los espacios pequeños como las cocinas. La solución para que estas tengan diferentes utilidades es el uso de bisagras para muebles de cocina muy sofisticadas.

En el mercado hay gran variedad de estéticas, materiales, formas, calidades y para distintos usos, claro. Sin embargo, las bisagras de cazoleta son por excelencia las más usadas en los muebles de cocina. Esto se debe a que después de su instalación resultan prácticamente invisibles, por lo tanto no restan valor estético al diseño del mueble.

Según la posición de la puerta, existen varios tipos de cazoleta, entre sus beneficios están que tienen un gran ángulo de apertura, además que se puede regular al gusto.

Además, su mecanismo hace que el cierre de la puerta sea automático hasta cierto punto. Para que puedas sacarle el mayor provecho a estos sistemas, lo mejor es que uses la que se adecúe mejor a cada situación:

  • Bisagra de cazoleta recta: se usa cuando la puerta tapa en su totalidad el canto del tablero en donde irá sujeta.
  • Bisagra de cazoleta acodada: en este caso la puerta tapa la mitad del canto.
  • Bisagra de cazoleta súper acodada: es utilizada cuando la puerta irá dentro del hueco destinado para la misma.
  • Bisagra de ángulo ciego: cuando el mueble no posee un tablero perpendicular a la puerta donde atornillar una bisagra común, se usa este modelo.
  • Bisagra para marco: es una alternativa a las bisagras de ángulo ciego.

¿Cómo instalar las bisagras para muebles de cocina y sacarles el máximo provecho?

Antes de nada, debes saber que las bisagras de cazoleta tienen diferentes medidas y cada una está hecha para diferentes grosores y tamaños de puerta. Por ello, lo primero que debes hacer es identificar qué tipo de bisagra va mejor y verificar cuál es el tamaño de su cazoleta. Así evitarás errores que te hagan perder tiempo después.

Una vez hayas hecho esto, lo siguiente es hacerte con las herramientas necesarias que te facilitarán el trabajo. Estas son las más importantes:

  • Fresadora: es crucial que tenga el mismo diámetro de la cazoleta, porque de ser más grande o más pequeña, no podrás realizar el trabajo adecuadamente.
  • Usa los tornillos recomendados: usualmente los tornillos vienen en el mismo paquete de las bisagras de cazoleta, de no ser así ten en cuenta que la medida de los mismos es de 3.5 x 15 ms en la mayoría de los casos.
  • Cinta métrica: para tomar las medidas exactas y evitar que la bisagra quede mal posicionada, ya que eso podría traer consecuencias en el mueble, como daño a la puerta.

Otro punto a tener muy presente es que la mayoría de las bisagras para muebles de cocina son regulables tridimensionalmente, lo que significa que puedes ajustar el largo, ancho y alto de la puerta mediante los tornillos.

Conclusión

Esto es una gran ventaja, ya que es muy fácil ajustarlas en diferentes situaciones, como por ejemplo si la puerta esta caída, si choca con el mueble o con otra puerta. Lo único que tendrás que hacer es ajustar uno de los cuatro tornillos hasta solucionar el problema.

En suma, en Emuca damos importancia a los pequeños detalles. Por eso, cada modelo de bisagras para muebles de cocina que vendemos está diseñado y fabricado bajo los mejores estándares de calidad. ¡Visita nuestro catálogo digital o nuestra tienda online y descúbrelo tú mismo!

¿Te ha gustado? Compártelo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Nueva llamada a la acción

Redes sociales

¿Quieres conocer las últimas novedades?

Categorías

Últimos artículos

Artículos relacionados